Money Management / Gestión del Riesgo


Juan Carlos Ferrero, el paellas en algunos ámbitos relacionados con las apuestas, el mosquito para otros, ganador de Roland Garros en 2002, se despidió de la arcilla parisina y de los juegos de Pekín tras lesionarse cuando iba dominando a Marcos Daniel, número 79 del ranking al escribir estas líneas.

Dejando a un lado los nombres, este suceso nos viene bien para recordar que el riesgo de lesión está ahí. Ya hablamos un poco de él en un anterior post sobre Ivanovic, así que esto es un recordatorio de la necesidad de limitar el riesgo en todo momento. No dudes: cuanto antes asegures un profit y tu dinero esté fuera de peligro, mejor.

Os dejo con la gráfica de las cuotas en el partido de Ferrero (7-6 (5), 2-2), habla por si sola:

 

 

 

Anuncios

6-3 5-1 30-30*, al resto Ana Ivanovic contra la bielorrusa Olga Govortsova. Partido sentenciado. Tras la contudencia mostrada por la serbia, la mayoría de la gente ni siquiera contempló anular la exposición de su capital invertido, haciendo lay a cuotas bajísimas. La chica que aprendió a jugar en una piscina olímpica vacía donde se instalaron dos pistas de tenis, la misma que huyó en 1999 de su hogar mientras su país era bombardeado por la OTAN, tropezaba y se rompía. Torcedura seria de tobillo, lágrimas de dolor. Las cuotas bailan de 1.0x a 3, a 5. Pánico. Miles y miles de euros están en el aire en este momento, el mercado reacciona según la gráfica adjunta:

Lesión Ivanovic

Ivanovic decide ir a la silla y recibir asistencia médica, las cuotas bajan a 2, tal y como se aprecia en la siguiente gráfica:

Ivanovic es tratada
TobilloIvanovic

Tras el vendaje Ivanovic decide rematar el partido:

Final del partido

(Gráfico de todo el partido)

Enseñanza que debemos sacar de esto: el pánico es evitable si previamente suprimimos el riesgo cuando tenemos la oportunidad de hacerlo. Liquidando toda la exposición de nuestro capital y asegurando beneficio una vez que hemos conseguido el objetivo de rentabilidad. En el deporte, las lesiones, expulsiones, malos arbitrajes etc son perfectamente pausibles, lo que añade un componente que algunos (de forma errónea) achacan a la suerte.

La suerte no existe en el largo plazo y para evitar sorpresas desagradables a corto, asegurar haciendo greenbooks es la clave.

Hace pocos días, nuestro amigo Djokovic se retiró lesionado en partido de Copa Davis frente a Rusia cuando iba dominando el partido. Millones de euros se perdieron debido a que la mayoría de los apostantes no son sistemáticos, no tienen automatizado el proceso de trading y tienen una percepción del riesgo que no es acorde con lo que está pasando en la pista.

Así que espero que los que podáis leer estas líneas, toméis buena nota para futuras operaciones.

Con respecto a nuestro reto de los 10.000 € en 2008 he de decir que no está la cosa parada, sino que estamos respetando los plazos de la planificación al tiempo que estamos perfeccionando los sistemas a aplicar. Próximamente publicaré un post con más información sobre el reto.

Valga la victoria del serbio Novak Djokovic al #1 mundial Roger Federer (7-5,6-3,7-6) como perfecto paradigma del porqué nunca debemos perder la razón y olvidarnos de las reglas que rigen esta inversión en deportes. Aunque invirtamos haciendo trading, hay (como en toda inversión) un riesgo inherente de que la operación fracase.

Novak Djokovic

Aunque no intervinimos en este mercado, analicemos algunos posibles escenarios:

  • Apuesta (de inicio o intrapartido) por Djokovic a cuotas altas. Esta posición debió cerrarse sin dilación al acabar el primer set, al menos en un 70% y asegurando beneficios en ambas opciones.
  • Apuesta a favor de Federer pre-partido. Obedece a un planteamiento distinto del inversor, esperando que Roger no concediera opciones. Ofrecía poca rentabilidad en un partido que se preveía ajustado y lo peor es que colocó a los que eligieron esta táctica en una posición muy desfavorable tras la conclusión del primer set. Tras el primer set se debió ejecutar el stop-loss a la espera de nuevas oportunidades en el partido.
  • Apuesta a favor de Federer tras perder el primer set [@1.80]. Un enfoque interesante, a cuotas respetables, que al salir mal, debió cerrarse con pérdidas tras el segundo set y no aguantar la posición hasta el final (supondría asumir un parcial de 3 sets a 0 para el suizo). Esta opción me parece interesante: se trata de una posición en el mercado abierta a una cuota buena del lado del favorito con todavía 4 sets por disputarse. Es inteligente, pero aún lo es más asumir tras el 2-0 que no ha salido bien la operaciión y retirarse [@3.55] minimizando el daño a nuestro bankroll.

Conclusiónes:

  • Debemos arriesgar en cada trading un porcentaje conservador del bankroll. En caso de pérdida, debemos de sentirnos cómodos con ella y asumirla.
  • No siempre se gana: es fundamental reducir pérdidas si vemos que nuestro plan de trading no sale como esperábamos.
  • El trading deportivo es una inversión -al igual que la renta variable- de alto riesgo. Hay que considerar el capital invertido como perdido de entrada y no preocuparnos por las pérdidas que se pudieran derivar de la operatoria. Esto que parece una tontería es de hecho muy importante, ya que si perder ese dinero supone un impacto en nuestras vidas considerable, si estamos siempre pensando en las pérdidas del día anterior, no podremos ser buenos trader ni tendremos la mente en el estado necesario para conseguir beneficios.