Valga la victoria del serbio Novak Djokovic al #1 mundial Roger Federer (7-5,6-3,7-6) como perfecto paradigma del porqué nunca debemos perder la razón y olvidarnos de las reglas que rigen esta inversión en deportes. Aunque invirtamos haciendo trading, hay (como en toda inversión) un riesgo inherente de que la operación fracase.

Novak Djokovic

Aunque no intervinimos en este mercado, analicemos algunos posibles escenarios:

  • Apuesta (de inicio o intrapartido) por Djokovic a cuotas altas. Esta posición debió cerrarse sin dilación al acabar el primer set, al menos en un 70% y asegurando beneficios en ambas opciones.
  • Apuesta a favor de Federer pre-partido. Obedece a un planteamiento distinto del inversor, esperando que Roger no concediera opciones. Ofrecía poca rentabilidad en un partido que se preveía ajustado y lo peor es que colocó a los que eligieron esta táctica en una posición muy desfavorable tras la conclusión del primer set. Tras el primer set se debió ejecutar el stop-loss a la espera de nuevas oportunidades en el partido.
  • Apuesta a favor de Federer tras perder el primer set [@1.80]. Un enfoque interesante, a cuotas respetables, que al salir mal, debió cerrarse con pérdidas tras el segundo set y no aguantar la posición hasta el final (supondría asumir un parcial de 3 sets a 0 para el suizo). Esta opción me parece interesante: se trata de una posición en el mercado abierta a una cuota buena del lado del favorito con todavía 4 sets por disputarse. Es inteligente, pero aún lo es más asumir tras el 2-0 que no ha salido bien la operaciión y retirarse [@3.55] minimizando el daño a nuestro bankroll.

Conclusiónes:

  • Debemos arriesgar en cada trading un porcentaje conservador del bankroll. En caso de pérdida, debemos de sentirnos cómodos con ella y asumirla.
  • No siempre se gana: es fundamental reducir pérdidas si vemos que nuestro plan de trading no sale como esperábamos.
  • El trading deportivo es una inversión -al igual que la renta variable- de alto riesgo. Hay que considerar el capital invertido como perdido de entrada y no preocuparnos por las pérdidas que se pudieran derivar de la operatoria. Esto que parece una tontería es de hecho muy importante, ya que si perder ese dinero supone un impacto en nuestras vidas considerable, si estamos siempre pensando en las pérdidas del día anterior, no podremos ser buenos trader ni tendremos la mente en el estado necesario para conseguir beneficios.